Apuntes históricos: El Rito Escocés Antiguo y Aceptado

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado

Apuntes Históricos para México

Muchos masones, incluidos algunos eruditos respetados, han realizado investigaciones sobre nuestros orígenes. Frances Yates ha dicho: «El origen de la masonería es uno de los temas más debatidos y discutibles en todo el ámbito de la investigación histórica». Esto es cierto para el masón y el no masón. Es un tema que enciende las pasiones de cualquiera que tenga un interés en la Francmasonería.

Al celebrarse los 300 años de la fundación de la primera Gran Logia en Londres, Inglaterra; suceso que se ha establecido como el punto de partida de la “masonería moderna.” La masonería moderna nace de otros acontecimientos anteriores el 16 de octubre de 1646 Elias Ashmole registró su iniciación con estas palabras: «Me hicieron francmason en Warrington en Lancashire con el Coronel Henry Mainwaring de Karincham en Cheshire. Los nombres de los que estaban entonces en la Logia, el Sr. Richard Penket Worden, el Sr. James Collier, el Sr. Richard Sankey, Henry Littler, John Ellam, Richard Ellam y Hugh Brewer.
Esta es la primera evidencia de la iniciación de un albañil especulativo en inglés, a pesar del hecho de que los presentes y enumerados ciertamente se habrían iniciado en una fecha anterior. Para 1660 había evidencias de que mas caballeros se iniciaban en la masonería en logias no operativas. En el Día de San Juan, el 24 de junio de 1717, cuatro Logias de Londres, que habían existido durante algún tiempo, se reunieron en la Taberna Goose and Gridiron en el cementerio de San Pablo, se declararon Gran Logia y eligieron a Anthony Sayer como su Gran Maestro. Esta fue la primera Gran Logia del mundo.

La historia de la masonería tanto la operativa o antigua y la moderna, como la historia universal, se basa en pruebas arqueológicas, documentos históricos, y hay mucha tradición oral que fue transmitida por y entre los masones de distintas generaciones, y como toda tradición oral tiende a ser exagerada por la imaginación popular agregando elementos históricos poco fiables.

En este trabajo, nuestra pretensión es apegarnos al Rito Escocés Antiguo y Aceptado y su establecimiento en México. Lo que nos lleva a recoger algunos cuestionamientos que los Hermanos recién iniciados, y algunos de mas experiencia, han planteado:

  1. ¿Dónde y quién creó los grados altos?
  2. ¿Se inició en Escocia?
  3. ¿Es heredero de los Templarios?
  4. ¿Cómo llega a México?
  5. La separación del Simbolismo.
  6. ¿Existe algún otro Rito Escocés, además del Aceptado?
  7. El Sup∴ Cons∴ de SS∴ GG∴ II∴ GG∴ del 33° y Último grado del R∴E∴A∴ y A∴ para la Jurisdicción Masónica de la República Mexicana y el Grande Oriente de México.

De los Altos Grados, Escocia y los Templarios

El Barón Ramsay.

Michel Andrew Ramsay, barón escocés, nació en 1686 y murió el 6 de Mayo de 1743 en St. Germain. En 1724 pasó un año en Roma en calidad de preceptor de dos hijos del pretendiente Charles-Edward. Allí fue probablemente donde él arregló los fundamentos del plan que había ideado para dotar a la Masonería de nuevos grados altos. Es a él a quien se debe la introducción de los altos grados en la Francmasonería, que hasta entonces no se había compuesto sino que de los tres primeros grados. A él se debe también la fábula que hace remontar el origen de la Francmasonería a las Cruzadas, y que estableció relaciones entre esta y la orden de San Juan o de los caballeros de Malta, los Templarios y otros.

Algunos de los grados del Rito de Perfección fueron introducidos por Ramsay, y otros por monjes benedictinos que se disgustaron con su Orden y la abandonaron. En 1754, el Chevalier de Bonneville (no Nicolás) estableció un Capítulo de Altos Grados en París, en el Colegio de los Jesuitas de Clermont. No fue el creador, sino el propagador de ellos. Consistía de veinticinco grados. Los jesuitas formaron una nueva organización a la que llamaron Consejo de Caballeros del Oriente, estableciéndose la rivalidad entre estos dos cuerpos y el Gran Oriente de Francia, hasta que finalmente en 1781, ambos fueron absorbidos en el seno del gran cuerpo del Rito de Perfección en Francia.

Escocia y los Templarios

Es muy difícil precisar la época en la que se introdujo la Francmasonería en Escocia; sin embargo puede asegurarse que florecía ya en la Edad Media y se sabe que se seguían haciendo reuniones periódicas aunque sus miembros habían dejado de ser maestros constructores y al adquirir tierras se convirtieron en terratenientes y algunos tuvieron títulos nobiliarios menores, por lo que invitaron en contadas ocasiones a nobles que por su inteligencia u otras virtudes los hacía merecedores a ser parte de estas logias.

Son principalmente los altos grados los que invocan, como fundamento de ellos, los de Kilwinning, Escocia, y su historia fabulosa; pero todo ello es fantástico, como lo prueba un dato reciente. El hermano Murray Lyon, en otro tiempo Segundo Vigilante de la Logia, dice en un Extracto de la historia de la Logia Madre de Kilwinnig: “No hemos podido averiguar sobre qué autoridad ha podido fundarse la unión del grado Templario con la logia madre. Deseando saber si los anales masónicos de Kilwinning podían ofrecer alguna luz sobre este asunto, hemos examinado minuciosamente estos documentos interesantes, y como ya lo presumíamos, no hemos podido encontrar la menor huella del grado de Templario, ni de otros grados superiores. Lo que sí es cierto, es que los templarios no poseyeron jamás propiedad alguna en Kilwinning, y que la tradición local no ha conservado absolutamente nada sobre la pretendida unión con la Francmasonería de Kilwinning.

Los Altos Grados del Rito Escocés Antiguo y Aceptado

Historia de la masonería Moderna

La línea de sucesión historia de los actuales Altos Grados comienza en 1750, fecha en la que aparece el primer cuerpo del Rito Escocés, conocido como ¨Rito Escocés Filosófico de la Logia Madre de Marsella.” Este Rito contaba de 18 Grados. Al anterior, le sucede el Consejo de Emperadores de Oriente y Occidente, el cual constaba de 25 grados.

Si del Rito, como sistema y organización se trata, habrá entonces que decir que lo que menos tiene, paradójicamente, es de “escocés” ya que sus grados son en verdad muy franceses, pues fueron creados o inventados en Francia, y  muchos de ellos en la ciudad de Lyon, en particular el Kadosch. En efecto, el Caballero Michael Andrew de Ramsay, nacido en Ayr, Escocia, creó grados “escoceses” que de tales no tuvieron sino el nombre, pues todos eran en realidad de manufactura francesa; fueron estos grados los que formaron el original Rito de Perfección en 25 estamentos, sistema manejado por el Consejo de los Caballeros de Oriente y de Occidente.

Veamos  lo que,  al respecto,  escribe el H∴  Frau Abrines: “El  hermano Marconnay. aquí sus propias expresiones:

“El más alto grado del 33, último del Rito Escocés antiguo y aceptado, y que constituye una autoridad masónica muy extendida en Europa, y sobre todo en Francia, sostiene haber recibido sus poderes de Federico II, rey de Prusia;Federico el Grande, según él, había hecho revisar el 19 de mayo de 1786 las constituciones y los estatutos masónicos de los altos grados, y había añadido a los 25 grados ya reconocidos, otros 8 grados; y por último, había instituido un Supremo Consejo del grado 33 para el que había dictado él mismo los reglamentos, etc.

“¿Son ciertas estas tradiciones históricas? “¿Hay en alguna parte trazas de esto?

“¿Hay alguna verosimilitud en que esto sea así como dicen?, etc.

“.1° de mayo de 1786, en les últimos años de su vida, y sobre todo en los últimos meses antes de su muerte (17 de agosto de 1786); atormentado por la gota, caduco y fatigado de la vida permaneció en su castillo de Sans-Souci, en Potsdam sin ir a Berlín. Según los datos oficiales más seguros, el gran rey fue a Berlín el 9 de setiembre de 1785 a visitar a su hermana la princesa Amelia. se volvió a Potsdam. Jamás volvió después a Berlín, porque después que pasó el invierno en medio de crueles sufrimientos, los médicos no tuvieron duda sobre el terrible término de la enfermedad, hacia el mes de enero de 1786; y el augusto enfermo volvió el 17 de abril al castillo de Sans-Souci, donde estuvo padeciendo todavía cuatro meses, muriendo como un mártir.

“Es, por consiguiente, falso que el rey Federico el Grande hubiese reunido el 1° de mayo de 1786 un Gran Consejo en su palacio de Berlín para arreglar los altos grados; y la manera de obrar y de pensar de este noble príncipe nos impide creer que al fin de su carrera, aquí abajo se pudiese ocupar de cosas que consideraba como vanas y fútiles monerías.”

Esto es algo que se publicó desde mediados del siglo XIX y nadie, entre los historiadores serios de la Masonería, lo ha desmentido.

Poco tiempo después, Étienne Morín (1717-1771), que en los anales históricos masónicos americanos es conocido como Esteban Morín, quien es autorizado por la Gran Logia de Maestros de París, y más concretamente por los “sustitutos Generales del Arte Real, grandes vigilantes y oficiales de las gran y soberana logia de San Juan de Jerusalén, establecido en el oriente de París y los poderosos grandes maestros del Gran Consejo de logias regulares bajo la protección de la Gran Logia soberana, para “formar y establecer una Logia para recibir y multiplicar la orden Real de los masones libres en todos los Grados perfectos y sublimes.” y “establecer en todos los continentes la Perfecta y Sublime Masonería.” Otorgándosele la famosa patente de Gran Inspector Diputado, para extender en América esa Masonería de Perfección.

El  comienzo  de la década  de 1760 marcó  un punto de inflexión  en la evolución del sistema escocés. Étienne Morín, se prepara en efecto para exportar la masonería escocesa de Francia a las Antillas.

Este fue el sistema que trajo al continente americano Esteban Morín y que, más tarde, fue transformado en los Estados Unidos (en Charleston, Carolina del Sur) en el actual Rito Escocés, fundado en el año de 1801, y bajo las supuestas Constituciones de Federico de Prusia, de 1786.

El sistema Escocés llamado de “Perfección” tiene las características usadas por los masones de París de 1761. Solo agrega el Caballero Kadosh, la calidad de Príncipe del Real Secreto, hasta los 25 grados.

Es menester mencionar que, de manera paralela, para el año 1593 existía la Orden de la Rosa Cruz Real, compuesta por Caballeros de la Orden de San Andrés del Cardo, orden que se caracterizó en favorecer a Jacobo I y que todas sus asambleas tenían como sede la Taberna de la Sirena de Londres. Posterior a Jacobo I y durante el reinado de Carlos I en 1610, se constituyó en Londres el “Colegio Invisible,” que llegaron a influir de manera importante en la masonería y la formación de los altos grados.

El Rito Escocés de 33 Grados

Étienne Morín Parte de Burdeos el 27 de marzo 1762, se dirigirá a la isla de Santo Domingo vía Londres y Kingston, Jamaica, en mayo de 1763. A su llegada, pone sus poderes en acción, incluida la creación en 1764, en Port-Prince, de la logia de “La Perfecta Armonía”, y nombra a los primeros Inspectores Generales como a Henry Andrew Francken (1720-1795), su secretario y colaborador. Ambos pasarán el resto de sus vidas difundiendo este sistema, llamado por Morin la “Orden del Real Secreto.”

Francken, en 1767, introduce el rito a los Estados Unidos de América y es fecundado con la tradición Inglesa de los antiguos, y con los ritos practicados en el momento en Francia, dará a luz al Rito Escocés Antiguo y Aceptado (REAA) de 33 grados.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado es, probablemente, el rito masónico más practicado y extendido en el mundo. Es fruto de la evolución producida a principios del siglo XIX del sistema escocés practicado en París a principios de la década de 1760. En esta estructura el primer grado se subordina al segundo, éste al tercero y así sucesivamente.

Designado   por las Constituciones   Latinas de la Orden como “Antiquus Scoticus Ritus Acceptus”, o “Rito Escocés Antiguo y Aceptado”, es el título que ha sido adoptado generalmente.

El primer rito escocés fue el Rito Escocés Filosófico de la Logia Madre de Marsella (ca. 1750), de 18 grados. Tras el primer Rito Escocés Filosófico, apareció el Rito de Heredom o de Perfección, compuesto por el Consejo de Emperadores de Oriente y Occidente (París, 1758). Importado el Rito de Perfección de 25 grados a América por Esteban Morín, el número de grados se amplió, surgiendo el Rito Escocés Antiguo y Aceptado de 33 grados, con grados como el Caballero Kadosh.

Reunidos en Charleston (Carolina del Sur, EEUU), cinco francmasones (John Mitchell, Federico Dalcho, Manuel de la Mota, Abraham Alejandro e Issac Auld) fundaron con Morín el Supremo Consejo de la Masonería denominada Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Tras la fundación del 31 de mayo de 1801, el primer Supremo Consejo se dio a conocer por medio de una circular expedida el 4 de diciembre de 1802.

El Rito Escocés Antiguo y Aceptado de 33 grados arribó a Europa, y más en concreto a Francia, de la mano del conde de Grasse-Tilly, tras obtener una patente de Charleston. Grasse-Tilly retocó algunos rituales y enseñanzas y su obra constituye hoy, más o menos, el Rito Escocés Antiguo y Aceptado que se conoce en Europa.

De todo esto podemos deducir que, en realidad, el Rito Escocés, si bien tiene orígenes franceses, en realidad es muy americano, pues fue formalmente constituido en Estados Unidos.

El Rito escocés en México

James Foulhouze

En julio de 1852 James Foulhouze, de New Orleans, llegó a New York y junto con Henry C. Atwood, reorganizó el Supremo Consejo, que previamente había sido calificado de espurio por la Potencia de Charleston Carolina del Sur; y fungió como su Soberano Gran Comendador, aunque este Consejo fue declarado espurio por el Supremo Consejo de Charleston. Inicialmente, el Supremo Consejo de Louisiana fue creado con la autorización del Supremo Consejo de Francia, considerado irregular por el Supremo Consejo Madre (Charleston). El 4 de febrero de 1858, el Gran Colegio de Ritos del Gran Oriente de Francia borró de su Libro de Oro, desde ese momento y para siempre, a Foulhouze y decretó que el diploma de Gran Inspector General, grado 33°, que ellos le habían otorgado, era nulo y de ningún valor y que debería rehusársele la entrada en su templo a todos los masones portadores de títulos emanados del pretendido poder de quien Foulhouze se dice jefe.¡

No obstante, el 27 de marzo de 1859, a Ignacio Comonfort, ex presidente de México, le fueron expedidos los diplomas de Maestro Masón grado 3°, Príncipe Rosa Cruz grado 18°, Caballero Kadosh grado 30° del Rito Escocés Antiguo y Aceptado. Los diplomas fueron firmados por James Foulhouze, como Gran Comendador del Supremo Consejo del Estado Libre y Soberano de Louisiana. El 31 de marzo de 1859, James Foulhouze confirió poderes a Vicente Antonio de Castro, reconocido por el Supremo Consejo de Luisiana, encabezado por Foulhouze, como Gran Comendador del Supremo Consejo para la Isla de Cuba, para que confiriera a Ignacio Comonfort y a José García Conde, los grados: 31° Gran Inquisidor Comendador, 32° Príncipe del Real Secreto y 33° Gran Inspector General; y para que reconociera a Comonfort como jefe de la masonería escocesa en México. “Igualmente facultamos á nuestro ilustre hermano Vicente Antonio de Castro para que por la confianza que tenemos en la prudencia, sabiduría y talentos del hermano Ignacio Comonfort le reconozca en nuestro nombre como el más digno de ser el Jefe de la Masonería Escocesa en la República Mexicana; y hasta que nuestro rito é  instituciones estén bien arregladas y permanentemente constituidas y organizadas en dicha República, le reconocemos como el Poderosísimo Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo del trigésimo tercer y último grado de la Masonería Escocesa en y para la República Mexicana.” Y así, según algunas fuentes, se fundó el Supremo Consejo del Valle de Anáhuac en Veracruz, en el año de 1859, al que también se le llamó Gran Consejo del Gran Oriente de México.

De inmediato, el Supremo Consejo Madre de Charleston, cuatro meses después, desconoció y desautorizó a este Consejo.

1860 año de fundación del Supremo Consejo de La República Mexicana

Albert Pike, Gran Comendador del Supremo Consejo Madre, de los establecidos en el mundo, del Rito Escocés Antiguo y Aceptado, nombró a Andrés Cassard comisionado para fundar los propios de Cuba y de México, el 26 de marzo de 1859.  La comisión de Cassard consistía en fundar en Santiago de Cuba un Supremo Consejo para Cuba y las demás Antillas, y en México el Supremo Consejo para la República Mexicana y la América Central.

Gran Libro de Oro
Portada del libro de Oro del Supremo Consejo de la República Mexicana

Posteriormente, Albert Pike nombró sustituto de Cassard en su comisión, a Charles Laffon de Ladébat 33º, Gr∴ Mtro∴ de Cerem∴ de ese Supremo Consejo, como Delegado Plenipotenciario en México para fundar un Supremo Consejo del Rito Escocés con Jurisdicción en todo el Territorio Mexicano. Para tales propósitos arribó en Noviembre de 1859 al puerto de Veracruz, el cual estaba ocupado por las Fuerzas Federales del Gobierno Legítimo de Don Benito Juárez, por lo que considero inútil internarse hacia la capital, que estaba controlada por los enemigos más acérrimos de la Masonería. En Veracruz al observar que con Don Benito Juárez, Masón del Rito Nacional Mexicano, se agrupaban muchos masones del mismo Rito, los cuales eran distinguidas personalidades de la época en los campos de las ciencias y las letras, determinó aprovechar estas Ilustres y notables personas para la fundación de un Supremo Consejo, realizando acercamientos, reuniones, conferencias y regularizándolos en los grados escoceses, logrando con su apoyo que, a las 11:00 Horas del día 21 de diciembre de 1860, se constituyera y fundara a el Supremo Consejo, realizando su primera Sesión en esta fecha, quedando registrada en su “Libro de Oro”, como Acta de la Sesión N° 1, donde aparecen Charles Laffon de Ladébat como Gran Comendador Escocés 33º; como Teniente Gran Comendador Esteban Zenteno y como Gran Secretario Nicolás Pizarro Suárez. Posteriormente, por ministerio de ley, ante la ausencia del titular, Esteban Zenteno se desempeña como Gran Comendador.

Mientras tanto Cassard, a quien, al parecer, nadie le informó que había sido sustituido en su comisión, igual que lo había hecho en el caso de Cuba nombrando a Juan Rafecas, Cassard hizo descansar la encomienda para la fundación del Supremo Consejo de México en el portugués Manuel B. de Cunha Reis, Grado 32° y a quién el H.·. Rafecas le comunicó el Grado 33, prometiéndole que le remitiría la patente del grado, sin embargo el H.C. Reis, nunca recibió la patente referida.

Albert Pike
Albert Pike

El H.·. Reis, considerando que el territorio no estaba ocupado por ninguna potencia masónica (evidentemente nada sabía del Supremo Consejo constituido en Veracruz en 1860), entabló plática con James C. Lohse para instalar un Supremo Consejo en México. Lohse escribió al H.·. Cassard para ver si confirmaba lo dicho por Reis, respecto al Grado 33 y sus poderes para organizar un Supremo Consejo, por lo que el 7 de junio de 1865, Cassard expidió un documento que certificaba la calidad y facultades de Reis. Por todo lo anterior, el H.·. Reis confirió el Grado 33, a 11 Hermanos y se formó, el 27 de Diciembre de 1865, el Supremo Consejo del Gran Oriente de México, y el 24 de Junio de 1866 se eligió como soberano Gran Comendador del mismo a James C. Lohse.

Mientras tanto, al hermano Lohse le habían asaltado nuevas dudas respecto de la autenticidad de los poderes de Da Cunha Reis, por lo que se puso en contacto con el H∴ Albert Pike, Soberano Gran Comendador del Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estado Unidos, quien contestó al hermano, y éste supo con gran alarma y tristeza, que el hermano Reis no había recibido su grado 33 de ninguna manera regular; que existían grandes dudas acerca de que lo hubiera recibido Reis de manera alguna y que nunca tuvo  éste facultades directas para establecer un Supremo Consejo en México. Cassard, quien había afirmado que Reis era un grado 33 regular y dado fe de los poderes de éste para establecer el Supremo Consejo de México, ahora, con una falta de entereza verdaderamente asombrosa y lamentable, se desdijo de sus afirmaciones y retiró sus recomendaciones.

Después de la derrota del Partido Conservador en el año de 1867, se normalizó la situación del país con el Gobierno Republicano, y entonces, el H∴ Esteban Zenteno, que fungía como Gran Comendador Ad-Ínterin del Supremo Consejo de Veracruz, se entrevistó con el H∴  Lohse para manifestarle, que además del Supremo Consejo que dirigía, existía otro Supremo Consejo fundado anteriormente por Laffon de Ladébat, y tenía interés en promover un Arreglo Fraternal para evitar conflictos entre los dos Supremos Consejos.

Como resultado se realizaron varios acercamientos y reuniones fraternales, que fructificaron el 28 de abril de 1868, al sesionar juntos los dos Supremos Consejos, y proceder a la Elección de funcionarios e Instalación de un único Supremo Consejo para México. El hecho de es que todos los Hermanos de ambos Supremos Consejos renunciaron a sus Puestos de Dignatarios para proceder. Al terminar esta Sesión quedó electo como Gran Comendador el H∴ Lohse, y fue declarado, debidamente reconstituido e instalado, el Supremo Consejo de Soberanos Grandes Inspectores Generales del Grado 33 y Último del Rito Escocés Antiguo y Aceptado para la jurisdicción masónica de la República Mexicana, cuya Acta de la Sesión es la Carta Patente de este Supremo Consejo y documento de presentación y Justificación Legal ante los Masones de ambos hemisferios (Acta #1).

Una digresión relacionada con la época, mucho se ha dicho y discutido sobre si Fernando Maximiliano José, Archiduque de Austria, Príncipe de Hungría y Bohemia, Conde de Habsburgo, Príncipe de Lorena y Emperador de Méjico, era masón. Manuel B. de Cunha Reis afirmó haberse entrevistado con él y que, aparentemente, le identificó como masón del Grado 18 francés. Es el único que, sin más prueba, hace tal afirmación.

En resumen, El Supremo Consejo de SS∴  GG∴ II∴ GG∴ del 33° y último Grado del R∴E∴A∴ y A∴ para la Jurisdicción Masónica de la República Mexicana, proviene de tres orígenes legítimos:

  1. Del Supremo Consejo fundado en Veracruz en Diciembre 21 de 1860, por Charles Laffon de Ladébat, comisionado por el Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos (Charleston).
  2. Del Supremo Consejo formado en la Ciudad de México en Diciembre 27 de 1865 por Manuel B. Da Cunha Reis; Da Cunha Reis, tuvo poderes directamente del Hermano Andrés Cassard, facultando plenamente por el Supremo Consejo en Charleston, para fundar un Supremo Consejo en Cuba y en México, cuyas facultades no le habían sido retiradas al hermano Andrés Cassard.
Acta de unificación de los Supremos Consejos 1868
Acta de unificación de los Supremos Consejos 1868

De la Fusión y Acuerdo de los Supremos Consejo de Veracruz y de México, verificados en la capital de México el 28 de Abril de 1868. Es necesario dejar asentado que al presentarse el Supremo Consejo de México en 1868, ante las Potencias Masónicas del mundo, reclamando su debido reconocimiento, éste le fue concedido inmediatamente por el Supremo Consejo de la Jurisdicción Norte de los Estados Unidos (Boston), y por lo Supremos Consejo de Inglaterra y Gales, del Perú, de Irlanda y de Portugal. El reconocimiento del Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos (Charleston), se tardó más tiempo, pero éste al fin reconoció al Supremo Consejo de México el 6 de Marzo de 1872, para surtir efecto desde el 28 de Abril de 1868.

Como ‘dato de cultura masónico’ general: Existen otras ‘versiones’ del Rito Escocés, entre las más conocidas están el Rito Escocés, Antiguo y Aceptado, Rito Escocés Estándar, Rito Escocés Filosófico, Rito Escocés Reformado, Régimen Escocés Rectificado y Rito Escocés Primitivo. Sin tomar en cuenta que, de estos mismos Ritos, han surgido algunas variantes o divisiones.

La Separación del Simbolismo

En el Rito Escocés Antiguo y Aceptado los grados inferiores se van supeditando a los siguientes. Esto es, es una continuación gradual. De esta manera, el Supremo Consejo es quien gobierna y regula al Rito, desde el primero hasta el último grado, el 33°. Y, así como delega la administración de los grados a los diferentes cuerpos, Logia Capitular de Perfección (del 4° al 14°), Capítulo Rosacruz (del 15° al 18°), Consejo Kadosch (del 19° al 30°) y el Consistorio de P∴ del R∴ S∴ (31° y 32°), también los Grados Simbólicos pueden ser administrados por los cuerpos denominados Grandes Logias de Antiguos, Libres y Aceptados Masones, como lo hizo saber por medio del Balaustre XXXII, del 27 de mayo de 1883, donde establece que, “El Sup∴ Cons∴ de México, renuncia a favor de las Grandes Logias de Estado existentes y que se formen en lo sucesivo, la jurisdicción que sobre el Simbolismo le confieren nuestras Constituciones. —Bajo lo establecido por Federico II de Prusia en las grandes constituciones de 1786, que concuerdan con las promulgadas en Lausana Suiza en 1875 que a la letra dice: «El primer grado estará sometido al segundo, éste al tercero y así sucesivamente hasta el grado sublime, el trigésimo tercer grado y último grado, que inspeccionará y dirigira y gobernará todos los otros grados. Un cuerpo o reunión de miembros poseedores de ese grado formará un Supremo Gran Consejo, depositario del dogma; será el defensor y conservador de la orden a la cual gobernará y administrará conforme a las presentes constituciones y a las que en adelante se promulguen.— Las Grandes Logias, podrán “expedir patentes y diplomas. para trabajar en los grados correspondientes a los Simbólicos del R∴E∴A∴A∴, y hacer participantes de sus trabajos a las Dignidades y Oficiales de los Talleres de estos Ritos.”

La idea de esta separación no era más que en la práctica, facilitar a las grandes logias los procesos administrativos, pudiendo, ser más numerosas como se puede comprobar actualmente, lo que evitaría un trabajo administrativo y burocrático al Supremo Consejo agilizando su administración, lo que no constituía una independencia absoluta como fue interpretado el Balaustre XXXII, desafortunadamente como la historia lo demuestra generó algunos problemas y desvíos que a lo largo de los años se ha dado corrigiendo y abrogando dicho Balaustre

Este Supremo Consejo, en el 2009, en virtud de “Que los contenidos del Balaustre XXXII promulgados por nuestro Supremo Consejo, donde libera a las Logias Simbólicas de su Obediencia, no logró los objetivos para lo cual fue promulgado. El Supremo Consejo de México otorgará Cartas Dispensas y Patentes a las Grandes Logias y Logias Simbólicas que se lo soliciten.” Es decir, retoma el gobierno del Simbolismo.

Esta separación contó con el beneplácito de los Supremos Consejos de Estados Unidos (tanto la jurisdicción sur como la norte), ya que desde su inicio, los tres primeros grados trabajan en un ritual que les es común y que ha llegado a conocerse como Rito York Americano o simplemente Rito Americano. Les pareció más cómodo separar al simbolismo y que el Supremo Consejo se hiciera cargo únicamente de los grados del 4° al 33°. En la actualidad es común que los estadounidenses, al referirse a la Masonería o Francmasonería, mencionen que esta abarca los grados simbólicos (1°, 2° y 3°) y los demás son el Rito Escocés. Todo ello contrario a lo establecido en las Grandes Constituciones.

Cismas en el Supremo Consejo

La pérdida del edifico de la calle de Donceles 16

En 1941, el I∴P∴H∴ Antonio Arceo resultó electo como Muy Pod∴ Sob∴ Gran Comendador y, coludiéndose con algunos otros, aprovechándose que se tenía un juicio hipotecario sobre el edificio por unos $180,000 pesos, se descuidó el juicio, al parecer recibiendo sobornos, y se remataron las propiedades del Consejo, por $158,000 pesos, propiedades que, a valor de entonces, se estimaban en alrededor de $1, 000,000 pesos.

En esa fecha, existían contratos de arrendamiento del Supremo Consejo y de la Gran Logia “Valle de México” con “La Fraternidad” A. C. Propietaria del edificio, por lo que se gestionó el pago de la rescisión de dichos contratos por los rematantes nuevos dueños, obteniéndose $ 30,000.00 pesos y el derecho de rescatar nuestros archivos, mobiliario profano y masónico; pasándolos a una bodega en la calle de Leandro Valle. De este dinero se entregaron $14,000.00 a la Gran Logia Valle de México y los $ 16,000.00 pesos restantes se dieron como anticipo para la compra del edificio de Puente de Alvarado No. 90-92.

Las acciones que Antonio Arceo y el grupo que encabezaba, fueron Juzgadas y castigadas por nuestro Supremo Consejo con su expulsión para siempre de la Orden, comunicado en la Circular Número 33 de fecha 23 de diciembre de 1941 E∴ V∴ El grupo formado por Luis J. Zalce, Alfonso Herrera, Jorge Hirschfeld, Juan Le Verger, José Soliveras, Manuel Muñoz, Abel S. Rodríguez, Arturo J. Elian, Alberto Barocio, José López Lira y H. A. Monday, también fueron acusados y expulsados por los delitos masónicos de perjurio y traición a la Orden y al Supremo Consejo.

Después de que dilapidaron el producto de su robo, determinaron organizar otro Supremo Consejo considerándolo como negocio; sin embargo, sólo tenían papelería y sellos oficiales, ya que solo les había interesado robar aquello que representara dinero y en lo absoluto la documentación que ampara la Autenticidad y Regularidad del Supremo Consejo, tales como la Gran Carta Patente; aún así, crearon su Supremo Consejo con Sede en la Calle de Lucerna. Con el paso del tiempo y, hay que reconocerlo, haciendo una gran labor de promoción, han crecido considerablemente y logrado el reconocimiento de muchas potencias masónicas, incluidos el Supremo Consejo de la Jurisdicción Sur de los Estados Unidos y la Jurisdicción norte.

Se han dado algunos intentos de acercamiento y propuestas de fusionar ambos Consejos, sin que hasta la fecha se haya llegado a nada.

Sobre el edifico de Puente de Alvarado 90

A finales de la primera década del 2000, se da otro cisma en el Supremo Consejo y un grupo disidente, encabezado por el IPH Manuel Fernando Sánchez Chávez, se auto-constituye en ‘Supremo Consejo’ y en su Decreto #1 “se expulsó desde hoy y para siempre de la Orden Masónica” al legítimo M∴P∴S∴G∴C∴ el I∴P∴H∴ Oscar Augusto Ferráez Lepe y a otros ocho Miembros Activos del Consejo. Rápidamente se posesionaron del edificio sede, en Puente de Alvarado No. 90, para su desgracia, no pudieron apoderarse de los documentos fundamentales, como la Carta Patente (Acta #1) y el Libro de Oro, que quedaron en posesión del Supremo Consejo legítimo. Se entabló la demanda correspondiente para la recuperación del inmueble, trámite que va por muy buen camino, habiéndose logrado ya un laudo favorable.

Este Supremo Consejo firmó un acuerdo de reconocimiento mutuo, después que analizaron los documentos fundacionales, por parte del Gran Oriente de Francia y de muchas otras grandes potencias del Rito Escocés Antiguo y Aceptado en el mundo, ingresando también al Centro de Comunicación e Información de las Potencias firmantes del Llamado de Estrasburgo (CLIPSAS, por sus siglas en francés), que actualmente agrupa a 104 potencias masónicas.

La traición de Jubelón encarnado

Este Supremo Consejo, encabezado por el M∴P∴S∴G∴C∴ el I∴P∴H∴ José de Jesús López Nieto, como el Ave Fénix, ha resurgido, fortaleciéndose cada vez más, extendiéndose por todo el país. Pero cuando el Sacro Imperio crece la envidia se hermana con la ambición y aparece la traición. En el 2011 un Hermano joven recibe el Grado 33° y la Actividad en el Supremo Consejo y es designado como Gran Canciller. Su nombre: Samuel Aguilar Ibarra, asentado en Cancún, Quintana Roo. Hombre inteligente, astuto, y de amplios recursos económicos, pronto se vuelve un apoyo para las actividades del Consejo, interviniendo de manera decisiva, en la obtención de muchos de los reconocimientos que recibe el Consejo.

En Cancún, ostentándose todavía como parte de la Gran Logia de Estado “Andrés Quintana Roo,” valiéndose de argucias legales, logra hacerse del control y posesionarse del edificio sede de esta Gran Logia, echando fuera a las Logias, al negarse a pagarle arrendamiento. La Gran Logia, perteneciente a la Confederación de Grandes Logias Regulares de los Estados Unidos Mexicanos, decretó la cancelación de su Logia “Libertadores de América 16”, declarando irregulares a todos sus miembros y sometiendo a proceso penal a Samuel Aguilar Ibarra. Aguilar Ibarra crea varias Logias Simbólicas y cada uno de los cuerpos filosóficos, que, al parecer, no son más que membretes. Se ignora si sus miembros estén enterados, pero trabajan el Rito Francés o Moderno, del cual ya consiguió reconocimiento para un Capítulo. Después se fue descubriendo que, mientras aparentaba trabajar para el Consejo, se ocupaba en “llevar agua a su molino.” Es necesario citar que este Supremo Consejo fue aceptado en CLIPSAS como “Grande Oriente de México” y que, astutamente, logró que el Consejo creará una Gran Logia precisamente con ese nombre “Grande Oriente de México” nombrándose el mismo como “Serenísimo Gran Maestro.” De esa manera se ostentaba ‘legalmente’ como ‘Serenísimo Gran Maestro del Grande Oriente de México,’ otorgando Carta Patente a logias y Grandes Logias, hasta llegar al punto de otorgar el Grado 33° a varios a fin de formar su ‘Supremo Consejo.’

En la Sesión Solemne del Supremo Consejo de junio de 2018, Samuel Aguilar Ibarra, habiendo sido destituido como Gran Canciller del Santo Imperio, fue expulsado para siempre de la Orden y del supremo Consejo de la República Mexicana.

Bibliografía:

Génesis y Desarrollo del R∴E∴A∴ y A∴, Arturo Pareja, 14° Historia General de la Francmasonería, J. G. FINDEL

Brief History of the Ancient and Accepted Scottish Rite of Freemasonry, Edwin A. Sherman, 1890.

Diccionario Enciclopédico de la Masonería, Lorenzo Frau Abrines, 1861, tomo IV, pp. 338-340

Gould’s  History of   Freemasonry, Throughout   the World, CHARLES SCRIBNER’S SONS, NEW YORK, 1936. Vol. IV, Chap. 2,

https://masonerialibertaria.com/2015/12/20/de-como-nace-un- supremo-consejo-del-grado-33/

http://revistaheredom.blogspot.com/2009/01/esteban-morin.html http://www.drjuliobastos.org/files/EL%20RITO%20ESCOC%C3%89S%20

ANTIGUO%20Y%20ACEPTADO%20(2).htm

El Establecimiento de las Masonerías en México en el Siglo XIX, Carlos Francisco Martínez Moreno, 2011

http://www.valdemar.com.mx/userfiles/files/RITOS%20MASONICOS%20

EN%20MEXICO.pdf

La Hora de la Verdad, Alfredo Corona Ibarra, Sup∴Cons∴ de México, 1978

La Verdad Nos Hará Libres, Supremo Consejo de México, s/f http://www.confederacion-ggllrr.org/decreto